¿Dónde vivimos?

Muchos se hacen esta misma pregunta, el famoso “¿Dónde vivo?” pero muy pocos son los que pueden responderla, veamos…

¿Dónde vivo? Puedo decir que vivo en un mundo donde todo es intolerante, donde la inocencia se esconde, donde la maldad y falsedad van de la mano y nadie les dice nada, donde las cosas buenas se van perdiendo de a poco, donde hay más corazones heridos que felices, donde si cometes un error te odiarán y te repetirán lo mal que estuviste mientras que si haces algo bien nadie lo reconoce; vivo en un mundo abandonado donde solo lo habitan almas necesitadas de amor, pero nadie puede alimentarlas con este porque en ningún lugar se encuentra, van buscando amor donde no lo hay y hasta fingen que te llenan de esto cuando en realidad te aprietan tan fuerte hasta que tu ilusión se rompe, convirtiéndose en solo pedazos muy chiquitos que quedan desechados en el frío suelo. Vivo en un mundo donde pintar, que es una manera de desahogarse, está prohibido. Donde salir a tu patio y gritar porque lo necesitas, es sinónimo de estar loco. Donde alguien humilde es alguien pobre, cuando en realidad solamente valora las pequeñas grandiosas cosas que este posee. Donde los asesinos abundan por las calles y el miedo habita en cada uno por solamente salir a la vereda. Donde no sabes a quien llamar verdaderamente amigo.

¿Conclusión? Habitamos en un mundo donde el amor quedó perdido mientras el odio festeja su victoria.