Foster (prólogo)

Prólogo

—Te lo advertí, nena— me dice el mismo chico que pensé que me amaba.— …te dije que te alejaras de mí y no lo hiciste. —Su mirada cambia de fría a una de lastima y decepción.
Trago saliva y suspiro, mis ojos están llenos de lágrimas que me rehúso a que salgan. Pero, lamentablemente, cae una y sus ojos trazan todo el camino de la gota que salió de mis ojos.
Limpia mis lágrimas y me suelta de a poco. Estaba acorralada por sus brazos, en una pared con muchos dibujos atrás. Él miraba a mis ojos pero yo me rehusaba a mirar aquella mezcla de amarillo y verde que tanto amo.
Porque, con todo lo que pasó, yo lo sigo amando y creo que él, en algún rincón de su corazón, siente algo por mí, aunque no lo acepte.
—Lo siento, pero no puedes estar a mi lado, no voy a dejar que te hagan daño. —El mismo chico del que me enamoré me da un beso en la frente, suspira y dice sus últimas palabras antes de irse para siempre— ..no voy a dejar que hagan daño a lo único que tengo, eres lo más preciado que tengo en mi vida, eres mi joya sagrada, no voy a perderte— susurra.
—Ya me perdiste —hablo por primera vez desde que estamos en esta situación—. …ya me perdiste— repito en un susurro, mi cara está con lágrimas que no puedo controlar.
Él, al escuchar mis palabras, abre sus ojos y empieza a negar con su cabeza. Tiene una mirada de lastima, decepción, amor…
—No digas eso —murmura frunciendo el ceño— …tu eres mía, siempre lo serás —me da un beso en la frente cerrando sus ojos, me mira por última vez y a pasos firmes se marcha para siempre. Dejándome sola en ese pasillo oscuro pensando en que ésta iba a ser la última vez que lo iba a ver.
—Matthew— susurro a la noche fría, nadie me escucha. Ni siquiera él.
Estaba sola, no sabía qué hacer. Éste es el fin de mi historia; necesitaba a mi chico, necesito de su amor. Lo necesito. En ese momento, sentada en el piso, abrazando a mis rodillas, con lagrimas en mis ojos, pensé: «Esta es la última vez que lo voy a ver. ¿Qué hice de malo?»
Si hubiese sabido que este día iba a ser la última vez que veía a mi chico, le hubiese dicho algo, le hubiese dicho la palabra que tanto ansiaba decirle, pero no me animaba.
Si hubiese sabido que el acercarme a él traería estas consecuencias, nunca me hubiese acercado.
Pero… una nunca sabe qué va pasar el día de mañana, ni yo, ni Matthew, ni la gente que nos quiere hacer daño.
Alejarte de las personas que amas no sirve para nada. Y él lo sabía.

Este texto es el prólogo de una obra más larga. Para leer el texto completo en la cuenta de Wattpad de la autora haz click en este enlace.

Queda prohibida la reproducción total o parcial de este material por cualquier medio sin el previo y expreso consentimiento por escrito del autor. Obra registrada y protegida por SafeCreative bajo el código 1606985633705691.
Todos los derechos reservados © Usado con permiso.

¿Qué te pareció?