A quien lo desee

A quien lo desee:

Hace tiempo me da vueltas en la cabeza la idea de que la sociedad es más complicada de lo que creía.
Violaron y asesinaron a alguien hace unos días, un desconocido se sentó en un lugar que no le corresponde, frente a un micrófono que no le es apropiado, y como conocedor del suceso habló de la falda demasiada corta que llevaba la víctima, de que su labial rojo podría provocar a cualquiera y que sus piernas descubiertas eran suficiente razón como para violarla.
Y con el alardeo de la libertad de expresión todos comenzaron a hacer de la víctima, el victimario.
Que quizá, su mamá también era una puta y, por eso, su hija andaba como puta.
Que su papá, con certeza, ya habría abusado de ella antes.
Que sus hermanos hicieron que sienta el placer de las adicciones.
En este circo, nadie tuvo valor suficiente para mirar realmente a aquella familia rota, ni pedirle disculpas por el hecho de que alguien miembro de esta consumida sociedad corrompió la inocencia de su hija y terminó por matarla.

¿Entendes de que te hablo? De la injusticia, de los programas televisivos, los políticos que hacen la vista gorda, las altas jerarquías, los insulsos refugiados tras la iglesia, las adicciones, todos aquellos que con la boca llena de pretextos inútiles violan, asesinan, reprimen el amor, la verdad y la vida.
Por favor, no ocultes el amor hacia alguien solo porque una sotana te lo señala incorrecto, no dejes de ponerte ese vestido que tanto te gusta (ni por debajo de las rodillas ni por encima es justificación de abusos), no pierdas la inocencia ni tus sueños, al final del camino es lo único que probablemente te salve.

¿Qué te pareció?